Cliente renuncia a Copaco, harto del mal servicio

Rogelio Benítez, político devenido en presidente de Copaco. La compañía arrastra críticas en cadena por mal servicio.

Marco Antonio Martínez, identificado como cliente histórico de Copaco (desde la época de la ex Antelco) envió una nota al diario La Mira, a través de la cual expone su decisión irrevocable de renunciar a su condición de usuario de la compañía de comunicaciones debido a los maltratos y sufrimiento que ha experimentado diariamente, durante meses, debido al pésimo servicio de Internet.

“Me tomo la molestia, ojalá sea la última, de dirigirme a ese bastión de ineficiencia e inoperancia, nido de mentirosos e inútiles, cueva de burócratas inservibles y infradotados, para informarles que he decidido prescindir de sus burlas y mentiras para trasladar mi confianza a otra operadora del sector privado”, señala el indignado.

Tras hacer un extenso y detallado informe sobre todos los pasos que realizó para poder contar con un servicio adecuado de Internet, dijo que, en vista a la falta de respuesta, no tiene más opción que rendirse ante los hechos y colocarse en posición de retirada.

“No hay puertas que he dejado de golpear ni técnicos o autoridades que, seguramente, tienen harto conocimiento de mi tortura”, expresa el usuario.

Comenta que se ha acostumbrado a recibir respuestas empaquetadas de funcionarios con tono juvenil y amable que poco o nada entienden de cuestiones técnicas y que, según opina, solo están preparados para registrar las quejas y nada más.

“De las aproximadamente 20, 30 ó 50, tal vez menos o más, de quejas que he presentado, ha acudido a mi domicilio un par de supuestos técnicos con uniforme de Copaco que supuestamente venían a solucionar mi problema. Nada más alejado de la realidad, porque tal solución nunca llegó, por motivos que solo ellos sabrán”, indicó el usuario.

Resumió su problema con Internet de Copaco diciendo que diariamente, a cualquier hora, las señales se interrumpen sin aviso ni motivo aparente.

“El drama es que tengo una empresa periodística que debe informar cada cierto tiempo y no hay opción de postergaciones, so pena perjudicar la imagen del diario”, recalcó.

Apuntó que, como no ha tenido respuesta, se vio obligado a buscar opciones, y fue así que firmó contrato con una operadora multinacional, “de la cual no tengo quejas hasta ahora”.

Sobre el punto, el “indignado” opinó: “Recurrí a Copaco porque se presenta como una empresa paraguaya que da trabajo a muchos compatriotas, y sus beneficios se quedan en el país. Imbuido de patriotismo, entré en la lista de clientes, y desde entonces sufro las consecuencias del mal servicio”.

“Se turnan para mentir y decir que acudirán a solucionar el problema, lo cual nunca ocurre. Para mi es una lástima que se tenga que desperdiciar una posibilidad brillante de negocio para el país por culpa de autoridades inoperantes que deberían dar un paso al costado por inoperantes para permitir que centenares de jóvenes talentosos tengan la oportunidad de demostrar sus aptitudes”, precisó Martínez.

“Nuestro país nunca irá adelante con el tipo de servicio despreciable que ofrece Copaco”, recalcó el ahora ex usuario de la Compañía Paraguaya de Comunicaciones.

De acuerdo a datos de la propia telefónica, Copaco acumula unas 7.000 quejas y demandas de solución a problemas en el servicio, que no son atendidas debido a la supuesta falta de personal, a pesar de contar con una cartera de 4.800 funcionarios, que, según el protocolo universal de recursos humanos para ese tipo de empresa, solo requiere de 800 personas capacitadas.

 

 

 

 

Comentarios

Comentarios

One thought on “Cliente renuncia a Copaco, harto del mal servicio

  1. Patty

    Totalmente de acuerdo!! Yo también pase por lo mismo, estoy en carácter de renunciante, actualmente decepcionada por tan mal servicio..! Queremos apostar por lo que el país produce y ofrece, pero no se ve esfuerzos por parte de la empresa..

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *