Ciudadanos de a pie pagan alto precio por la exclusión

Imagen viralizada por Juanky Cabezudo que muestra en toda su expresión el maltrato al ciudadano de a pie, en este caso debido a que la vereda está ocupada por el WTC y el gobierno de la ciudad no habilita un elemental servicio de desagüe pluvial.

Entre las tantas curiosidades de la Asunción que no deja de sorprender, llamó la atención de la gente este fin de semana la imagen lastimera de usuarios del transporte público que hacían malabarismos en el agua para poder acceder a una unidad chatarra y poder trasladarse bien mojados a sus hogares.

El hecho ocurrió frente al edificio en construcción del World Trade Center, sobre la avenida Aviadores del Chaco, donde pasajeros potenciales aguardaban el micro en un sector dominado por la edificación, que ha ocupado casi enteramente la vereda, en contra de normas explícitas de la ordenanza municipal.

A más de ello, el lugar de referencia no tiene los cuidados elementales para garantizar el paso de peatones y, menos aun, para personas que aguardan el transporte público.

La precariedad y riesgo de la vereda asumida como “territorio liberado” por el WTC se observó durante la jornada lluviosa del sábado, cuando la gente no tenía lugar seguro para permanecer en el sitio.

El encargado general de la obra, Víctor González Acosta, salió a decir que el WTC ha establecido un lugar de paso y espera frente a la edificación, y que el problema enunciado por indignados no radica en la responsabilidad de la multinacional, sino en la falta de desagüe pluvial, considerado mal extendido no solo del lugar sino de toda Asunción y el área metropolitana.

González Acosta, en una actitud valorada, prometió analizar la situación presentada y, en la eventualidad, disponer las medidas de corrección adecuadas.

Con relación a los resguardos peatonales, se trata de un problema de años que las sucesivas administraciones municipales no han solucionado.

Techos que sobresalen sobre las veredas de negocios o casas particulares, plantas de mango o columnas del alumbrado son utilizados eventualmente por pasajeros que aguardan colectivos, a falta de sitio seguro donde esperar el transporte.

La negligencia de las autoridades municipales sale al desnudo en días de lluvia o en jornadas de mucho frío o calor, cuando los ciudadanos –entre ellos madres con niños en brazos, ancianos, discapacitados y enfermos- deben ingeniarse para conseguir un resguardo precario.

Males de la Asunción de hoy, que se niega a asumir su condición de “madre de ciudades” y centro de la atención internacional por el desembarco masivo de la inversión extranjera, sin la debida contraparte de estructura e infraestructura básica.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *