Celebran desembarco de un técnico de nivel en la complicada EBY

El Ing. Recalde es considerado técnico de nivel, y desembarca en Yacyretá con la ventaja de haber sido director de la entidad, de donde salió sin denuncias de corrupción ni tráfico de influencia en su contra, una situación bien diferente a sus antecesores y sucesores en el cargo.

La designación del ingeniero Ángel María Recalde como nuevo director paraguayo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) generó un compás de alivio en antiguos funcionarios, cansados de soportar, cada cierto tiempo, el aterrizaje de improvisados sin ningún tipo de experiencia técnica profesional como para ameritar el importante cargo público.

Recalde cuenta con un frondoso currículum de servicio público, entre ellos el haber sido presidente de la ANDE y de la misma EBY, donde fue nombrado en el 2005 por el entonces presidente de la República, Nicanor Duarte Frutos.

Personas que trabajaron de cerca con el ingeniero resaltan su capacidad y habilidad para administrar conflictos, virtud que en Yacyretá debe multiplicarse por dos, debido a las periódicas crisis que se desencadenan en ese antro de intrigas y destino ineludible de tráfico de influencia, como el que actualmente vincula a la senadora liberal Blanca Fonseca y su pareja sentimental Hernán Samaniego.

Yacyretá nunca ha dejado de ser problema para el país, ya sea en el tema de discusión por la deuda espuria con Argentina, el relegamiento caprichoso de las autoridades paraguayas en las instancias de decisión, y tantos otros males que hacen a la rutina de ese gigante desbordado de recomendados políticos funcionales a sus amos y poco apegados al trabajo, a pesar de los beneficios y privilegios de primer mundo.

En este espacio estratégico de poder político fue instalado nuevamente el Ing. Recalde, quien tiene extendido conocimiento de lo que significa Yacyretá, en medio de la esperanza del pueblo paraguayo porque al fin pueda hacerse justicia en las reivindicaciones sobre la hidroenergética, para que los beneficios dejen de ser privatizados para el otro lado, y los compromisos, deudas y perjuicios sean injustamente socializados, en una rara interpretación de nuestros “hermanos” condóminos acerca de lo que significa derechos compartidos.

Recalde dijo en su momento que la solución de la deuda de Yacyretá no pasa precisamente por la vía legal, sino a través de la vía política, específicamente lo relacionado a la renegociación del controvertido y polémico Anexo C.

En consonancia con otros ex directores paraguayos de la EBY, calificó la deuda de Yacyretá de ilegal y de origen fraudulento, entre otras apreciaciones que fueron destacadas en su momento por ser consideradas atinadas, ajustadas a derecho e incluso patrióticas.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *