Caso de repatriación genera esperanza de retorno exitoso de millares de migrantes

La repatriada es observada a su llegada al aeropuerto Silvio Pettirossi, donde fue recibida por familiares y representantes del Gobierno. Millares de migrantes esperan sentados que se cumpla la soñada ley de retorno exitoso.

El Gobierno concretó la repatriación de la compatriota Cándida Susana Díaz, de 68 años de edad, quien retornó a Paraguay tras pasar momentos preocupantes en la convulsionada Venezuela como secuela de la falta de empleo.

De acuerdo a los datos, la señora permanecía desempleada desde hace meses en Caracas, adonde hace años había conseguido un buen trabajo, pero sus patrones se vieron obligados a prescindir de sus servicios debido a la falta de dinero.

La sexagenaria mujer es una de las miles de víctimas de la mala situación económica en el país bolivariano, que arrastra hace años una precariedad histórica, que afecta por igual a todos los segmentos de la sociedad, inclusive la salud, la educación y la seguridad, con un índice altísimo de violencia y criminalidad.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro es acusado por la oposición y una mayoría poblacional de mantener un esquema de mando arbitrario y discrecional, con peligrosas señales de dictadura.

La paraguaya sin trabajo decidió solicitar apoyo a la Secretaría de Repatriados para retornar a nuestro país, ante la falta de expectativa laboral como producto de la crisis económica que continúa en toda Venezuela.

Díaz comentó que la gran mayoría del pueblo venezolano redujo considerablemente sus ingresos mensuales, lo cual le impide costear gastos básicos de manutención.

Referentes de la Secretaría de Repatriados informaron que la repatriación de la compatriota se consumó luego de que la afectada haya cumplido con todos los trámites necesarios contemplados en la Ley de Repatriados.

No existe una cifra exacta de la cantidad de paraguayos que en su momento han sido víctimas de la expulsión económica y hoy día viven lejos de su patria, pero según los datos sumarían más del millón de personas, distribuidas especialmente en mercados laborales que ofician de paño de lágrimas para paraguayos, como Argentina, España y Estados Unidos.

A través de las asociaciones de migrantes, los compatriotas señalan entre sus reclamos la necesidad de que el Gobierno preste mayor atención a sus necesidades, entre ellas el derecho al retorno exitoso, que figura en los papeles, pero sucesivas administraciones gubernamentales se turnaron para postergarlo indefinidamente.

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *