Cartes no consultó con referentes del sector educativo

Cartes asumió una posición inconsulta, actuando por cuenta propia para seleccionar e inclinarse decididamente por un político al frente de una cartera problemática, opinaron referentes de la educación.

Antes de tomar una determinación esencial para el rumbo de la educación, como es el nombramiento de ministro, el presidente Cartes hubiera consultado con referentes de peso de la cartera para tratar de que haya consenso entre el Gobierno, las autoridades y el estudiantado indignado, señalaron dirigentes agremiados abordados este lunes por la prensa.

“El Presidente tiene la atribución y potestad de elegir su cuadro de colaboradores, pero es deber de un buen administrador público poner en la balanza la opinión de la gente, y más aun de un sector comprometido con el desarrollo que desde la dictadura viene arrastrando solo atraso”, afirmó Fermín López, docente de la Federación de Educadores de Caaguazú.

Comentó que es aun temprano para sacar conclusiones de valor sobre el trabajo que pudiera realizar el ministro Riera, pero alertó acerca de los antecedentes del nuevo miembro de la “selección nacional” de Cartes.

“Hasta ahora no hemos escuchado algo positivo sobre Riera”, indicó.

En la misma dirección que otros millares de docentes y estudiantes, López alega no encontrar explicación a la decisión del Presidente.

“Existen decenas, tal vez centenares, de técnicos de nivel idóneos para desempeñar con éxito el trabajo de levantar la educación paraguaya, pero el Gobierno se inclina por priorizar intereses políticos”, recalcó el docente, al calificar el nombramiento de Riera como un despropósito.

El ex intendente de Asunción, ex diputado y miembro del Consejo de la Magistratura reemplaza en el cargo a Marta Lafuente, obligada a renunciar tras una intensa presión estudiantil y ciudadana, que mostró su indignación luego de que la prensa develara un caso de grosera sobrefacturación de alimentos (caso “cocido de oro”) para escolares.

Antes de ello, Lafuente alegó sentirse perseguida por sectores vinculados a docentes ociosos que criticaban la intervención contra casi un millar de planilleros que infestaban los pasillos ministeriales, apoderándose de recursos que, según opinó, estaban siendo despojados de maestros que realmente trabajan.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *