Cae “especialista” en proveer droga a menores de edad

Los menores fueron sorprendidos con cigarrillos de marihuana en su poder. La afición de niños por las drogas se ha extendido de manera alarmante, en una lucha con el Estado donde ganan de lejos los proveedores.

En el marco de operativos contra el microtráfico, la Senad y el Ministerio Público intervinieron una boca de expendio de drogas que tenía como principal clientela a adolescentes y menores de corta edad.

El allanamiento fue realizado en la zona de Capiatá, a la altura del kilómetro 22  de la ruta II.

Para acceder al lugar en el que se concretaban la adquisición y consumo de sustancias ilícitas, la comitiva de agentes especiales hizo un mapeo de las posibles zonas en el que el tráfico de marihuana encontraba en los menores de edad su principal mercado.

En base a las averiguaciones, identificaron un inmueble ubicado en el barrio Alborada, una zona despoblada, alejada del casco urbano, lo cual facilitaba la venta de la droga.

En el momento de la irrupción se encontraban en la vivienda cinco jóvenes, tres de los cuales no llegaban a la mayoría de edad, y uno de ellos contaba con solo 14 años.

Todos los presuntos narcoadictos mostraban visibles efectos generados por el consumo de estupefacientes.

Uno de los detenidos fue identificado como Mariano Miño Arias, de 42 años, señalado como proveedor de marihuana, quien de acuerdo a los datos era “especialista” en proveer la macoña a niños y adolescentes tras convencerles de las “maravillas” que producía la hierba.

En cuanto a las evidencias, fueron confiscados 16 paquetes de la droga, preparada para el consumo directo a través de “cigarrillos” artesanales.

En la inspección de la vivienda, los intervinientes hallaron también un rifle calibre 22, posiblemente como pago de venta, que estaba a disposición del distribuidor “para lo que hubiere lugar”.

El fiscal Blas Imas dispuso la remisión del detenido hasta la base de operaciones de la Senad, junto con las evidencias, a disposición de la justicia ordinaria.

En base a los registros de intervención, agentes de la Senad informaron que la afición a las drogas afecta cada vez con mayor recurrencia a menores de corta edad, colocándose la franja etaria promedio de consumidores en torno a los 9 años de edad.

De lo enunciado se desprende que los narcotraficantes superan de lejos los tímidos programas de lucha encarados por el Estado, en medio del peligro que la situación acarrea tanto en el ámbito personal, como familiar, social, económico e incluso político del país.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *