“Bandidos disfrazados de políticos robaron a la educación”

La ex ministra lee la carta dirigida al país donde explica detalles de su dimisión y alega que siempre se ha visto amenazada por personas que visitaban el Ministerio para ubicar a sus parientes y amantes.

La ex ministra de Educación Marta Lafuente informó a través de un escrito dirigido a la opinión general que ha dejado el cargo con la frente alta, y señaló algunos puntos que, según su óptica, contribuyeron a mejorar la estructura del MEC en particular y la calidad educativa en especial.

“Durante toda mi carrera profesional he trabajado arduamente por el desarrollo de la educación y la erradicación del modelo prebendario y corrupto, y la inserción del Paraguay en el sistema educativo mundial”, expresó en la carta que leyó ante miembros del Poder Ejecutivo en Mburuvicha Róga.

Añadió que desde su primer día de gestión ministerial ha luchado para acabar con el abuso que existía, logrando desafíos difíciles con acciones importantes para el acceso y la calidad de la educación en el país.

“Gracias al esfuerzo de muchos hemos logrado despartidizar el Ministerio, aplicando las normas correspondientes a los bandidos disfrazados de políticos que robaban la educación para sacar provecho personal”, expresó.

Añadió que logró desvincular a casi mil planilleros, logrando con ello ingresos de casi 5.000 millones de guaraníes al erario público.

“Estas acciones han enojado a quienes tenían como práctica visitar los ministerios para ubicar a sus correligionarios, parientes y hasta amantes”, recalcó.

Se dirigió a la ciudadanía paraguaya para pedir una toma de conciencia “porque esta es la causa de los ataques que he recibido durante mi administración”.

Lafuente presentó su renuncia este jueves, luego de la intensa presión de estudiantes y ciudadanía indignada por un caso de sobrefacturación de alimentos para escolares que involucró a la ahora ex secretaria de Estado.

Trece estudiantes del colegio República Argentina de Asunción se declararon en manifestación permanente instalándose dentro de la institución educativa, y condicionaron el levantamiento de la medida de fuerza a la salida de la ministra.

El caso amenazaba con extenderse indefinidamente con el apoyo de otros colegios de la capital y del interior, ante lo cual Lafuente optó por dar un paso al costado, aunque “con la frente alta”, según expresó.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *