ARP: “Invasores del Cuartel de la Victoria abren heridas profundas que traerán más violencia”

Domingo Laíno, dirigente liberal histórico, y el Pa’i Oliva son vistos en el sitio invadido, adonde fueron a llevar apoyo, alentando la violación de la ley y haciendo apología al delito allí cometido. “Alguien detrás alienta el enfrentamiento”, afirma la ARP.

Las personas que, bajo el pretexto de reivindicación de derechos sociales postergados, agreden el Estado de Derecho y con ello destruyen las instituciones republicanas están abriendo profundas heridas en la sociedad que traerán más violencia y dolor, afirma un comunicado dado a conocer por la Asociación Rural del Paraguay (ARP).

En consonancia con reclamos históricos e indefinidamente postergados de paz social y respeto a las instituciones para trabajar y producir para el desarrollo del país, el gremio que nuclea a los productores ganaderos rechaza categóricamente la invasión del Cuartel de la Victoria, con el argumento de que las asimetrías o necesidades sociales no se resolverán nunca violando la ley y atropellando los derechos de terceros.

Tras señalar que la invasión registrada recientemente, y “solucionada” a medias, ofende tanto como la invasión del Chaco (en la guerra con Bolivia), la ARP reafirma que ningún país ni sociedad podrá construirse por encima de la destrucción de la paz social.

Lanza críticas a los ejecutores del atropello a un sitio emblemático y glorioso de la Patria, y también a “aquellos que, tras bambalinas, mueven los hilos de la violencia y las luchas sociales”, en velada referencia a sectores político-ideológicos oportunistas que persiguen únicamente intereses electorales en vísperas de cruciales elecciones generales.

“La ocupación del Cuartel de la Victoria, cualquiera fuese el motivo que invoquen los invasores, además de ilegal, es un ultraje a quienes con su vida y su sacrificio defendieron el honor del Paraguay”, resalta el comunicado del gremio rural presidido por Luis Villasanti.

Refiere que, al igual que en la guerra con Bolivia, “alguien detrás alienta el enfrentamiento, esta vez entre paraguayos, para provecho propio y malsana codicia, escondiendo la mano que arroja la piedra”.

“Nadie está sobre la ley. Exigimos que las instituciones del Estado cumplan con su rol y pongan las cosas a su lugar: la seguridad del Cuartel de la Victoria en sus legítimos propietarios, y en la cárcel a los autores morales, cómplices y encubridores de la violación de los derechos conculcados”, precisa el documento.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *