Alusión a pyraweb genera escaramuza en seminario internacional

El fiscal Martínez expone en el salón del BCP sobre delitos informáticos, que casi se desvió a una discusión agresiva cuando cierto sector de la platea interrumpió la charla, sin que el representante del Ministerio Público frenara el exabrupto, como debió hacerlo por reglas de protocolo.

El fiscal Ariel Martínez, de la Unidad Especializada de Delitos Informáticos del Ministerio Público, sorteó con la ayuda del tiempo una sorpresiva escaramuza con parte del público que escuchaba su exposición sobre praxis de investigación y que reaccionó cuando el fiscal hizo mención a la llegada tardía de las leyes cuando se trata de delitos con intervención de la tecnología.

Todo transcurría normalmente en el gran salón de eventos del Banco Central del Paraguay, cuando Martínez se explayó ante unas 300 personas sobre trámites documentales implementados por el Ministerio Público en el marco de una investigación sobre la presunción de un hecho de pornografía infantil en Asunción.

El fiscal dijo que las leyes, por lo general, tardan mucho en sancionarse, mientras los delitos ganan dinámica e intensidad mediante el uso de la tecnología.

“Muchas veces tenemos a manos evidencias claras, pero no podemos hacer nada porque las leyes nos impiden, o limitan las investigaciones, especialmente lo referente a la revisión o seguimiento de las comunicaciones de los sospechosos”, expresó.

En ese momento un hombre interrumpe la exposición señalando a viva voz que ni el Ministerio Público ni nadie tiene atribuciones para espiar el contenido de los mensajes o cualquier otro tipo de comunicación de los ciudadanos y que, en todo caso, deben buscar otros mecanismos para encauzar las investigaciones.

Martínez utiliza el micrófono para explicar al espectador que el mismo en ningún momento se refirió a revisión de contenidos, limitándose a recordar las letras de la ley que encuadra marcos específicos sobre personas sospechosas con evidencias documentadas de estar involucradas en delitos.

En ese sentido, indicó que los delitos más recurrentes son los relacionados con pornografía infantil y pedofilia, mediante la utilización de las redes sociales para intimar con descuidados.

Otras personas que atendían la exposición en el BCP se sumaron a las voces en contra de la ley “pyraweb”, sin que el fiscal atine a poner orden, más aun en un amplio espacio donde las personas interrumpían la charla sin siquiera pedir la palabra, lo cual fue cuestionado por otros espectadores.

El protocolo universal prohíbe implícitamente a la platea interrumpir charlas o exposiciones, con excepción de casos especiales donde el expositor, con algún fin específico, da participación explícita a una o más personas.

La intervención del maestro de ceremonias con un oportuno “señores, lastimosamente se nos acabó el tiempo” evitó una escaramuza de mayores dimensiones, tras lo cual el programa continuó sin incidentes hasta la culminación del evento, que reunió a empresas y expertos en informática de varios países de la región.

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *