Afirman que en Siria comen yuyos y mascotas debido a la hambruna

Niños sirios claman por comida en un campamento precario, mientras otras personas han muerto de hambre en un país azotado por la guerra y las necesidades, entre ellas la falta crónica de alimentos y medicinas.

Poblaciones de Siria cercadas por la guerra civil, que ya ha dejado más de 237.000 muertos en 5 años de azote, están alimentándose con yuyos y hojas de árboles debido a la hambruna extendida, mientras otras miles de personas comen perros y gatos, informa el diario británico BBC Mundo.

Revela informes de la Cruz Roja Internacional acerca de escenas “extremadamente desesperadas” observadas por los voluntarios en la ciudad de Madaya, al noroeste de la capital Damasco.

“Algunos civiles están muriendo por la escasez de alimentos y medicamentos, o al intentar escapar del cerco” terrorista, informó un agente civil.

Poblaciones que están en manos del Gobierno también enfrentan una situación dramática, mientras las autoridades informaron que dejarán entrar asistencia humanitaria, especialmente comida, a las poblaciones hambrientas.

La ONU ha señalado que las partes en el conflicto han recurrido a la táctica de sitiar los poblados como estrategia de guerra, en abierta violación del derecho internacional humanitario.

De acuerdo al reporte, unas 400.000 personas sobreviven en 15 lugares sitiados que no tienen acceso a comida e incluso agua, ante lo cual se ven obligados a ingerir placebo para engañar al estómago, especialmente yuyos y mascotas.

En medio de este drama, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos informó a BBC Mundo que 10 personas murieron hace algunos días por inanición  (falta de alimentos), mientras otras 13 habían fueron acribilladas por soldados del Gobierno tras ser sorprendidas fuera de sus campamentos en busca de comida.

La misma organización civil con base en el Reino Unido aseguró que 1.200 personas fallecieron al no poder medicarse, y que más de 300 niños están en fase terminal de desnutrición.

“Los ciudadanos están muriendo. Están alimentándose del suelo. Comiendo gatos y perros”, relató a la BBC un activista que trabaja en un corredor humanitario.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *