Acusan al Gobierno de llevar a la ruina a Copaco para negociar sobre sus cenizas

Hace 5 años, en coincidencia con el presente gobierno del presidente Horacio Cartes, que la administración de Copaco-Vox no invierte un solo guaraní en la compañía, que se cae a pedazos, amontonando en todo este tiempo un promedio de 5.000 eventos (denuncias de clientes por problemas de servicio) que no son atendidos a propósito con el claro objetivo de llevar a la ruina a la empresa que da sustento a miles de familias, denunció José María Medina, presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de Telecomunicaciones (Sinattel).

El sindicato realizó una manifestación de protesta frente a las oficinas centrales de la ex Antelco, en el centro histórico de Asunción, donde hizo escuchar su voz de protesta por la situación lamentable que arrastra el ente público, sin recibir respuesta de las autoridades.

“Culpamos en primer lugar al Gobierno de Cartes, y en el mismo plano al presidente y al director de Copaco, Nery González y Luis Cardozo, respectivamente, de hacer oídos sordos al reclamo que hace años venimos haciendo, en el sentido de que nuestra compañía se cae a pedazos, ante el grave desinterés de los directivos por hacer su trabajo y honrar los salarios de primer mundo que reciben a cambio de nada”, recalcó Carmen Irala, dirigente de Sinattel.

De acuerdo a los datos, Copaco-Vox no dispone de personal establecido ni equipos para hacer frente a la demanda multiplicada de clientes que reclaman la reparación de sus líneas telefónicas en problemas.

“De esta manera, y con la fórmula de precarización cumplida a rajatablas por leales a la rosca del poder, los clientes insatisfechos migran a las compañías móviles, dejando a la telefónica estatal sin la posibilidad de ganancia por valor de miles de millones de guaraníes, una fortuna que el exclusivo grupo quiere acaparar con la privatización”, expresó Medina.

Añadió que la queja del sindicato es repetida, pero no por ello recibe la respuesta de los directivos de la compañía estatal, que funciona en los papeles como una empresa privada, aunque el 100% de su paquete accionario pertenece al Estado, y el Gobierno se encarga de nombrar el directorio, que de esta manera actúa como apéndice del poder de turno.

Medina aclaró que continuarán con las movilizaciones, y afirmó que la solución a los problemas de Copaco-Vox depende solo de la voluntad política del poder, teniendo en cuenta que la compañía cuenta con personal idóneo para brindar un servicio competitivo, puntualizó.

 

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *