Acusados de desfondar el MAG siguen en libertad

Armin Hamann, ex viceministro de Ganadería en los gobiernos de Lugo y Franco, imputado por lesión de confianza, lavado de dinero y estafa, entre otros delitos vinculados al derroche de un fondo de G. 20.000 millones, que debía ser destinado al fomento de la pequeña ganadería.

Los ex ministros de Agricultura y Ganadería Enzo Cardozo y Rody Godoy, el ex viceministro de Ganadería Armin Hamann, y unas 50 personas que desempeñaban cargos de poder y autoridad en esa secretaría de Estado durante los gobiernos de Fernando Lugo y Federico Franco siguen en libertad, a pesar del largo tiempo transcurrido desde que fueron imputados por lesión de confianza, asociación ilícita y delitos contra el patrimonio público, entre otros.

Los graves cargos fueron evidenciados en una decena de biblioratos presentados por la fiscalía de Delitos Económicos, que ha recogido documentos y testimonios en abundancia acerca del esquema manejado en el MAG para echar mano de sumas siderales de recursos destinados especialmente al campesinado pobre.

De esa manera, mientras el sector rural engrosaba el cinturón de pobreza campesina por la falta de asistencia, emergían nuevos millonarios en el MAG, quienes hoy, lejos aun de enfrentar juicio oral y público por sus actos, disfrutan en libertad ayudados por una justicia voluble y maleable a los intereses de los poderosos.

En el caso del ex ministro Cardozo, enfrenta dos juicios por corrupción con dinero del Estado, mientras que su amigo, compueblano, correligionario y sucesor en el cargo, Rody Godoy, está imputado por el presunto desvío de 2.500 millones de guaraníes, bajo la misma dinámica de “ayudas” que solo aparecían con grandes pompas en los papeles.

El ex viceministro de Ganadería, Armin Hamann, fue investigado por la fiscala Alba Delvalle, quien encontró méritos suficientes para elevar la causa a la justicia penal con el fin de que el cuestionado delfín liberal también sea juzgado por presunta lesión de confianza.

Hamann está acusado de “dilapidar” (según expresiones de su sucesor en el cargo) unos 20.000 millones de guaraníes.

La importante suma estaba destinada al fomento y desarrollo de la pequeña ganadería, pero la fiscalía no ha hallado rastros de la mayor parte del dinero, que habría sido destinado a la campaña política del presidenciable Efraín Alegre y a engrosar las cuentas particulares de las autoridades del MAG y el VMG.

La acusación señala no solo lesión de confianza sino estafa, apropiación, uso de documentos no auténticos e incluso lavado de dinero.

En el escándalo están involucradas también empresas privadas (Agromaq y Agronatura) vinculadas al esquema de poder del MAG, e incluso la ONG “Frente combatiente contra la pobreza”.

De acuerdo a los datos, los millonarios fondos del Pronafope (Programa Nacional de Fomento Pecuario) fueron desembolsados de una sola vez y fueron a parar a la cuenta particular de un consultor del programa, identificado como Miguel Moreno, quien está imputado en la causa.

El juez Humberto Otazú demora en elevar la causa a juicio oral y público, dejando transcurrir los plazos y sometiéndose a las chicanas de abogados, postergando el clamor de justicia de millares de campesinos defraudados.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *